Clases de Boogaloo Con el Señor Embajador

El enigmático Embajador del Ritmo quien trabaja codo a codo con el Marajá de Pocajú nos deja esta lista de temazos para su deleite:

 Que suene la orquesta - Eddie Palmieri: Este virtuoso pianista nuyorican bautizó a su conjunto con el nombre de La Perfecta, en 1962. No pudo ser más atinado. La canción, incluida en su sexto disco, de 1965, hace alarde del virtuosismo de sus integrantes. Candela pura con piano, dos trombones, flauta, timbales, bongó, conga y bajo en una descarga a ritmo de Mozambique.

 Manteca - George Guzmán: El clásico de Dizzy Gillespie y Chano Pozo retomando en una potente versión del conguero George Guzmán. Tal vez la trompeta no es la de Dizzy, pero qué bien lo hacen Ray Feliciano y John Walker, culpables del resoplido estelar en la pieza. Por desgracia el disco que contiene esta canción fue el segundo y último de Guzmán y sus muchachos. Así que es una joya.

 El mensajero - Justo Betancourt: Viene en el disco debut de este cantante cubano con Fania Records, lanzado en 1968. Un son montuno al más puro estilo isleño con derroches de piano y congas cortesía de los nativos Javier Vásquez y Carlos ‘Patato’ Valdés.

 Pete’s Madness - Pete Rodríguez: Basta escuchar los primeros segundos para quedar enganchado. Un frenético piano tecleado por el ‘rey del boogaloo’ nos guía en un viaje sonoro que va de la guajira al jazz, entre percusiones hipnotizadoras y metales explosivos. Es un milagro que uno no pierda la razón después de escuchar este tema.

 Hong Kong Mambo - Tito Puente: El secreto de esta hazaña musical -que salió al público en 1958- está en el vibráfono magistralmente golpeado por el gran amo y señor de la música afrocaribeña. La capital financiera de Asia se muda al caribe en este tema que admite cuantas repeticiones sean necesarias para asimilar la impresión de tal suceso.

 Abidjan - Ray Barretto: Seguimos viajando por el mundo y ahora aterrizamos en la capital financiera de Costa de Marfil bajo el mando del percusionista nuyorican Ray Barretto, que con sus manos duras conduce la canción. Una introducción en francés marca el preludio de un vendaval rítmico. Barretto y su vigorosa orquesta en pleno (corría el año 1968).

 Do What You Want To Do - Willie Bobo: El título lo dice todo. Funk latino legítimo y puro. Bobo -un percusionista nuyorican que se curtió con la primera camada de los tamboreros caribeños asentados en Nueva York durante la década de 1950- presenta un tema memorable de un disco homónimo genial publicado en 1971.

 Creation - The Latinaires: Todos a bailar boogaloo. Esta canción viene en el disco debut de la banda, que sólo lanzó dos álbumes en su breve trayectoria. The Latinaries se perfiló como una de las orquestas juveniles más prometedoras de Nueva York durante finales de los años sesenta, pero fue una de las tantas víctimas delboicot que sufrió el boogaloo a manos de locutores, empresarios y otros músicos recelosos.

 Aquel Día - Ricarto Ray y Bobby Cruz: La emotividad con la que Bobby Cruz reinterpreta este clásico (más conocido en la voz Raphael) eriza tanto la piel como la original. El lamento de Bobby, el piano imperial de Ricardo ‘Richie’ Ray y las sección de metales provocan un hormigueo en el pecho. Al final permanece la amargura de la letra pero la satisfacción de haber escuchado una obra maestra. 

Ungawa - Louie Ramírez: Otro boogaloo excepcional. Es la primera canción que abre el álbum Ali Baba, de 1971, con el que debutó el todoterreno Louie Ramírez en Fania Records, luego de un prometedor trayecto como compositor, arreglista y músico en varias orquestas fuera de serie en Nueva York durante los años previos. No en vano le apodaron el ‘Quincy Jones’ de la música tropical. 

El @SrEmbajador es colaborador de @ibero909fm y en particular de @radiopocaju

Acá les dejamos el playlist de Spotify:

small

medium

large

Regresar al blog